El 27 de Febrero del 2010, a las 3:34 hora local, Chile fue azotado por un megaterremoto de magnitud 8.8 dejando más de 500 personas fallecidas. A este sismo, de acuerdo al USGS, también se le conoce como el sismo de Concepción o del Maule.

El terremoto del 27F fue el 6º más grande registrado en el mundo; Chile también posee el primer lugar con el gran megaterremoto de Valdivia de magnitud 9.5 en 1960.

Chile es el país sísmicamente más activo del mundo porque su litoral se extiende a más de 4,000 km donde están en contacto la placa Sudamericana y la placa de Nazca, la cual introduce a razón de 7-8 cm cada año.

En cuanto al epicentro, que es el punto inicial en donde comienza la ruptura y que se puede extender cientos de kilómetros, tiene un área estimada de ruptura es de 450 km de largo por 150 km de ancho, con un desplazamiento superior a los 10 m (qué tanto se movieron la placa Sudamericana y la Nazca).

De acuerdo a estudios realizados por universidades chilenas, existieron dos focos de liberación de energía: la primera zona de ruptura se originó en Cobquecura, extendiéndose al norte liberando una segunda área con tensión acumulada en Curicó; caso contrario hacia el sur, debido a que no había suficiente tensión acumulada entre las placas.

Se estima que la energía liberada fue tan grande que equivale a 100 mil bombas atómicas de Hiroshima; este fuerte movimiento también provocó que el eje de la Tierra tuviera una inclinación adicional de 8 cm.

Para entender qué tan grande fue este terremoto, se necesitarían 251 sismos de magnitud 7.1 como el del 19S en Puebla para liberar la misma energía que el 8.8 de Chile.

Este tipo de grandes sismos, cuyo mecanismo focal corresponde al de una falla inversa, es decir, por procesos de subducción, generan tsunamis al existir desplazamientos verticales de la corteza oceánica; una vez que el suelo se movió verticalmente, grandes volúmenes de agua son desplazados hacia todas direcciones; repercutiendo severamente en las costas más cercanas al epicentro. Chile es un caso de llamar la atención: el sismo por sí solo ya era un aviso del inminente tsunami, sin embargo la ONEMI (CENAPRED chileno), descartó el tsunami erróneamente, cuando cientos de vidas se pudieron haber salvado con alertas oportunas de las olas que, en algunas zonas, midieron 30 metros (de acuerdo a investigaciones).

Algunos chilenos sabían de la posibilidad de un tsunami después de un gran sismo, por lo que acertadamente tomaron la decisión de evacuar, salvando sus vidas.

Esto es algo que debes tomar en cuenta si vives en zonas costeras de México: sólo basta sentir un sismo que sea tan intenso que no te permita estar de pie para evacuar.

En el litoral chileno, este tsunami alcanzó su máximo impacto desde Constitución al sur hasta el Golfo de Arauco. Las ciudades más afectadas fueron Constitución y los balnearios de Curanipe, Pelluhue e Iloca en la región del Maule; la localidad de Perales, el balneario de Dichato, las ciudades de Penco y Talcahuano; las caletas de Tubul y Llico; la ciudad de Lebu y el pueblo de Tirúa, en la costa de la Región del Bio Bio. La ola más destructiva se produjo aproximadamente a los 90 min. del terremoto y su altura varió entre 1.0 y 4.0 m aunque algunos otros estudios encontraron marcas de tsunami a una altura hasta de 30 metros sobre el nivel del mar.

El terremoto de 8.8 dejó como resultado:

  • Las zonas o regiones más afectadas por el terremoto fueron: Valparaíso, Metropolitana de Santiago, O’Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía,
  • 8500 réplicas al inicio de 2013; 3 han alcanzado una magnitud superior a 7 mientras que 29 han sobrepasado magnitudes de 6.
  • En las zonas más afectadas tanto por el terremoto y el tsunami la población afectada equivale al 18% de la población (2,800,000 personas aproximadamente).
  • Por el sismo y tsunami murieron 550* personas y 25 desaparecidas. (*cifras reales, pueden ser superiores)
  • Más de 370 mil viviendas sufrieron daños.
  • Más de 82 mil viviendas con daño total.
  • Los daños están estimados en 30 mil millones de dólares, que equivale al 18% del PIB de Chile.

Fuente: SkyAlert

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here