El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, a través del Programa de Vivienda Social, muestra una reorientación en la política de vivienda del país, que implica una nueva visión de atención que prioriza a las personas más vulnerables y a aquellas entidades federativas que presentan mayor rezago habitacional, sostuvo Román Meyer Falcón, Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

El nuevo Programa de Vivienda Social que será ejecutado por la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), en coordinación con la SEDATU, busca garantizar el derecho humano a una vivienda adecuada, priorizando la atención de la población de menores ingresos, sin acceso a financiamiento y/o en condiciones vulnerables; tanto en el ámbito urbano, como en el rural.

En congruencia con las directrices de austeridad, honestidad y combate a la corrupción del Gobierno de México, se planteó una redistribución masiva de recursos en el interior de la administración pública federal, con el objetivo de revertir la desigualdad social en México desde una perspectiva de derechos, donde se priorice a las personas más necesitadas”, declaró Román Meyer.

El experto en desarrollo urbano y rescate de espacios públicos con perspectiva de prevención del delitoexplicó que en la asignación del presupuesto federal para vivienda en 2019 se consideraron las siguientes variables: población con ingresos menores a 5 UMAS, mayor rezago habitacional, zonas afectadas por fenómenos físico-naturales, y población vulnerable en localidades con acceso limitado a servicios básicos e infraestructura.

El Programa de Vivienda Social busca la participación y colaboración de nuevos actores interesados en garantizar el derecho a la vivienda. Este programa preservará el cofinanciamiento para la adquisición de vivienda nueva que actualmente existe con los organismos nacionales, estatales y municipales de vivienda. Adicionalmente, se están explorando nuevos esquemas de atención en conjunto con los Organismos Nacionales de Vivienda, explicó Meyer Falcón.

El Secretario sostuvo que la política de vivienda impulsada en las últimas décadas no ha mostrado resultados sustanciales en el abatimiento del rezago habitacional y por el contrario, se ha focalizado en aplicar recursos para la adquisición de vivienda por población asalariada y atendida por los organismos de seguridad social del Estado mexicano, con lo que se ha excluido a la población de menores ingresos y que no cuentan con mecanismos efectivos de protección social.

Para atender a las personas que históricamente no han sido atendidas por la política de vivienda, se requiere la coordinación y participación de todos los actores involucrados. Con ello, se podrá alcanzar la meta de que todas las familias mexicanas, sin distinción, puedan formar un patrimonio”, subrayó el titular de la SEDATU, quien hizo un llamado a todos los actores involucrados a trabajar para garantizar las condiciones para el acceso a una vivienda adecuada y en condiciones financieras accesibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here