El nuevo diario “ContraRéplica”, que dirige el periodista Rubén Cortés, emitió un comunicado sobre su aparición y la controversia que ha generado.

Este es el texto íntegro:

“Las especulaciones terminaron. El periódico que tanto revuelo causó en medios digitales y redes sociales iniciará su circulación el próximo 1 de octubre.

ContraRéplica será una nueva opción informativa, tanto en plataforma impresa como digital. Competirá, en el mejor sentido ético, en el actual espectro de medios de comunicación.

Una opción periodística no puede ser señalada sin conocer su ruta o sentido editorial. Es decir, el producto final será avalado por la audiencia.

La propuesta nace anclada a una empresa formalmente constituida, una Sociedad Anónima que está sujeta a las leyes vigentes, tanto de libertad de expresión e imprenta, como fiscales.

El periodismo no debe verse como propiedad de un sector sino como el ejercicio y oficio que cualquier persona tiene derecho a ejercer, sin importar de dónde venga.

En el debate sobre la profesionalización del periodismo ya es algo superado pensar que el ejercicio debe ser exclusivo de una profesión o monopolio de grupo. La agenda pública debe ser filtrada desde múltiples visiones, con diferentes puntos de vista.  

No se puede criticar que periodistas ingresen a la política o la asesoría de círculos de poder; pero tampoco que personas, desde distintos ámbitos de acción, incursionen en el periodismo y formen una empresa.

Nuestra sociedad está conformada por personalidades que aportan su talento, inteligencia, oficio y capacidades intelectuales para crear una nueva plataforma y fuente de trabajo.

ContraRéplica tendrá una línea editorial, pero no una militancia política o ideológica.

Actualmente hay medios de comunicación con tradición solamente desde el periodismo, pero también los hay combinados con otros negocios y que ejercen de manera legal y profesional su derecho al oficio.

O bien, incluso aquellos que lo hacen sin fines de lucro o auspiciados para hacer investigaciones específicas.

Todo aporta a construir una mejor sociedad, transparencia y cultura democrática.

Para terminar con especulaciones, ContraRéplica paga sus impuestos y su información fiscal está sujeta a la revisión de la autoridad competente como ocurre con cualquier otra sociedad, sea o no de medios de comunicación.

Los costos de creación y producción están calculados bajo un modelo de negocio y son muy alejados a lo señalado por algunos portales.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here