Etiopía inauguró su primera planta de conversión de residuos en energía, la cual eliminará tres cuartas partes de la basura, dándole energía al 25% de la población.
La planta de está ubicada en Koshe, y tendrá la capacidad de generar 50 megavatios.
Mulatu Teshome, presidente etíope, describió el proyecto como una demostración práctica de la estrategia medioambiental del Gobierno, haciendo realidad el enorme potencial energético renovable existente.

Se invirtieron 96 millones de dólares en la planta, la cual fue construida por la firma británica Cambridge Industries Limited y la Compañía Nacional de Ingeniería Eléctrica de China.
Tomó casi cuatro años terminarla y se prevé que alcance su rendimiento máximo en los próximos meses.

Samuel Zemichael, representante de Cambridge Industries, la instalación procesará mil 400 toneladas de residuos por día. “También generará 185 gigavatios hora de electricidad al año, y estará conectada a la red nacional”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here