Claudia Sheinbaum Pardo ha tomado posesión como la nueva, y primera, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Su Gobierno impone una nueva era, en el que el poder será controlado por el mismo partido desde 1997.

En el acto de investidura compartió tarima con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien captó la atención.

La nueva jefa de la capital, pronunció las palabras que la convertían oficialmente en la primera mujer electa en lahistoria. López Obrador sólo acompañó desde la tribuna a Sheinbaum y al presidente de la Cámara sin dar ningún discurso.

Sheinbaum quiso rendir homenaje a una de las tragedias sin resolver de la capital: la matanza del Tlatelolco de 1968, también en memoria de quienes fueron asesinados y desaparecidos por la represión policial durante aquel movimiento que ha anunciado ladesarticulación del cuerpo degranaderos (antidisturbios). “La Policía está para cuidar al pueblo y no se requieren cuerpos para reprimirlo”, ha manifestado Sheinbaum ante una grada de pie.

Sheinbaum pronunció un discurso sin grandes promesas y con propuestas centradas en la planeación. Mencionó sus medidas enfocadas en combatir ladesigualdad, la discriminación —especialmente a mujeres, comunidad LGBTTI y pueblos indígenas—, la falta de agua, el acceso a una educación para todos, la inseguridad.

Para despedir el acto, invocó al espíritusolidario de los habitantes de la capital, manifestado especialmente en catástrofes como los sismos de 1985 y 2017.

“Dos veces hemos sido testigos de lo que es capaz este pueblo. En especial nuestros jóvenes”, ha declarado. “Vamos a hacer todo, todo, todo, lo que esté en nuestras manos para estar a la altura de este pueblo solidario y generoso al que tenemos el orgullo de pertenecer. No les vamos a fallar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here