El verano para los canes no es del todo agradable, pues pone su salud un poco delicada. El motivo es que su gestión de la temperatura corporal es menos eficiente que la de un ser humano, pues ellos no sudan y eso provoca que no pierdan calor por la piel, sólo por el aliento. Además, tienen una baja capacidad para refrigerarse y sus posibilidades de deshidratación aumentan.

Por ello, en temporada de calor, los perros tienen menos ganas de moverse y de comer, sólo quieren estar en lugares frescos y ventilados. Aquí te dejaremos algunos consejos que puedes hacer para ayudar a tu cachorro a librar el calor.

  1. Pasealo cuando no haya sol
    A primera hora del día y al anochecer, sin olvidar que deben hacer sus necesidades, por lo menos, tres veces al día y lo ideal es que hagan ejercicio en estas salidas. A medio día debemos limitar al máximo la exposición, pues es la hora en que el sol está más fuerte, a cambio podemos alargar los paseos muy de mañana y bien entrada la noche.
  2.  Cuidado con el asfalto caliente
    Ten en cuenta que los perros no llevan zapatos, por lo tanto pueden sufrir quemaduras, incluso de consideración. Si los sacamos a pasear cuando el sol está muy alto, debe ser por la sombra y a un paso ligero. Ojo, en la noche, si ha pegado fuerte durante el día, el suelo también puede quemarle.
  3. Reduce la cantidad de ejercicio
    Si no quiere jugar, déjalo tranquilo, no lo obligues. Deja que él te indique lo que le apetece hacer y busca siempre la sombra.
  4. Que tenga el agua siempre cerca y limpia
    Hay razas en las que el peligro de deshidratación es mayor, incluso podría causarles la muerte, por lo que siempre deben contar con agua limpia y fresca a la que puedan acceder sin problema.
  5. Si lo dejas en exteriores que sea con sombra y solo un rato
    Puede que a tu perro le guste salir al balcón o la terraza a tomar el sol, pero eso no significa que desee pasarse todo el día ahí y sin posibilidad de cobijo. Así que permítele salir y la posibilidad de entrar cuando lo desee.
  6. Jamás de dejes encerrado en un coche
    Dejar un perro encerrado en un coche más de quince minutos en pleno agosto, a pleno sol y con las ventanas cerradas, es un crimen que seguramente matará a tu perro. Dejarlo con las ventanas algo abiertas o simplemente en la sombra, tampoco es nada recomendable. Si lo llevas en la parte trasera del coche, vigila mucho que no le dé el sol directo y deja las ventanas algo abiertas. Si no, mejor dejalo en casa.
  7. Evita llevarlo al peluquero en agosto
    Aunque sea muy peludo, recuerda que tu perro no suda, por lo tanto no refrigera el calor por el cuerpo, aunque sí puede ganar calor en exposición directa. Tal vez te suene contradictorio, pero el pelo les protege aunque les agobie. Si lo tienes que pelar, hazlo en primavera para que en verano tenga una capa tupida, aunque no sea muy grande.
  8. Mojalo con frecuencia
    Le conviene cuando el calor es demasiado y no se puede refrescar. Además, poco después del remojón constatarás que está más contento y animado, incluso más activo. El agua fresca, no demasiado fría, les sienta de maravilla cuando hace calor, ya que al evaporarse los enfría. Si tienen pelo largo, mejor. De todos modos, no lo fuerces si manifiesta disgusto.
  9. Protégelo contra parásitos y mosquitos
    Procura protegerlo contra los parásitos con collares. Asesórate en la clínica veterinaria más cercana sobre qué productos conviene usar para prevenir pulgas, garrapatas, mosquitos y otros bichos endémicos.

Es importante que protejas a tu mascota en todo momento, recuerda que eres la persona que está a cargo de él. Dale todo tu cariño y ayudale a que pase esta temporada de la mejor manera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here