Mark Zuckerberg se ha enfrentado a un incisivo y escéptico comité, quienes lo sometieron a cuestionamientos por el escándalo de vulneración de privacidad que afecta a usuarios de Facebook. El Senado de EE.UU. ha tratado de recabar nueva información sobre la interferencia Rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en el país.

Sin embargo, el director ejecutivo de una de las redes sociales más importantes del mundo, no aportó nada al respecto, sólo confirmó lo que fue destapado en septiembre del año pasado: su compañía trabaja con el equipo fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, para asistirle en sus investigaciones sobre la posible injerencia de Moscú en los comicios presidenciales.

Al cuestionarlo en una audiencia ante el Comité Senatorial de Comercio, Ciencia y Transporte, y el Comité Judicial del Senado, Mark informó que varios de los miembros de su equipo han sido entrevistados para las investigaciones, evitó dar detalles para no quebrantar la confidencialidad.
La intención de Zuckerberg es mitigar las posibles consecuencias regulatorias, derivadas del escándalo por filtración de datos a la consultora de marketing político Cambridge Analytica.
Mark Zuckerberg capta la atención de fotógrafos antes de empezar su testimonio en el Senado de EE.UU.

El empresario adoptó una actitud conciliadora y de arrepentimiento respecto a la injerencia rusa, admitiendo que el esfuerzo de la compañía para encontrar y detener la intromisión fue lenta, calificando ese fracaso como uno de sus mayores remordimientos.

Por su parte, explicó a la senadora Dianne Feinstein que en un primer momento Facebook rastreó a conocidos grupos de hackers rusos en tiempo real, pero tardó mucho en reconocer los mensajes incendiarios que salían de Internet Research Agency, a quienes Mueller acusa de recolectar datos de ciudadanos estadounidenses.

En la declaración por escrito que Zuckerberg hizo llegar el lunes al Congreso de EE.UU., el empresario dijo que creía que Internet Research Agency llegó a 126 millones de personas mediante una sola página de Facebook, mientras que la empresa rusa alcanzó a 20 millones de personas en Instagram, donde los usuarios compartieron o expresaron simpatía por contenido vinculado a esa compañía rusa.

Por primera vez, Zuckerberg revelaba que esa empresa rusa “actuó repetidamente de manera engañosa” tratando de manipular a ciudadanos de Europa, Estados Unidos y Rusia.

Los senadores que han interrogado a Zuckerberg en el Senado

El fundador de la Facebook ha querido tranquilizar a los legisladores, explicando que la compañía ha desplegado nuevas herramientas de inteligencia artificial para detectar actividad maliciosa en las elecciones en Francia, Italia y en una especial en el Senado en Alabama. Se ha aventurado a afirmar que cree que la nueva tecnología ayudaría a proteger la integridad de las elecciones en todo el mundo frente a la manipulación a través de Facebook.

El pasado septiembre, Facebook ya anunció que había entregado información sobre anuncios y cuentas en su plataforma a Mueller. La compañía liderada por Zuckerberg dijo que 470 cuentas falsas “probablemente” operadas desde Rusia se gastaron alrededor de 100.000 dólares en contratar anuncios políticos en esta red social en los últimos dos años. Y hoy el empresario ha confirmado de nuevo la cifra.

Entonces, el jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, reveló que de junio de 2015 a mayo de 2017 localizaron aproximadamente 3.000 anuncios en páginas de Facebook que violaban sus condiciones de servicio y que estaban “probablemente operadas desde Rusia”.

Facebook enfrenta una enorme crisis de confianza entre sus usuarios, anunciantes, empleados e inversores después de reconocer que información personal de unos 87 millones de personas, la mayoría de Estados Unidos, fue utilizada por Cambridge Analytica, una consultora política con sede en Reino Unido que ha tenido entre sus clientes al presidente estadounidense, Donald Trump, sin el consentimiento ni conocimiento de las personas afectadas.

El escándalo estalló en marzo cuando The New York Times y algunos medios británicos revelaran que la consultora tuvo acceso en 2014 a datos recopilados por Facebook y usó esa información para construir un programa informático destinado a predecir las decisiones de los usuarios e influir en ellas, en relación con sus preferencias políticas y se sospecha que fue empleada durante la campaña para las elecciones de 2016.

Por aquel entonces, la empresa Cambridge Analytica supuestamente colaboró con el equipo del ahora presidente, Donald Trump. En un principio, Facebook cifró en 50 millones el número de afectados, pero a principios de abril admitió que la compañía británica accedió en todo el mundo a los datos de 87 millones de usuarios.

Con información de: La vanguardia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here