• Mónica García, directora del colegio Enrique Rébsamen, deberá cubrir dicho monto para que surta efecto el recurso que obtuvo, el cual impide su detención y la difusión de datos de sus procesos. 

Mónica García Villegas, dueña del colegio Enrique Rébsamen, deberá cubrir una garantía de medio millón de pesos para que surta efecto la suspensión provisional que obtuvo para no ser detenida.

La también directora de la escuela privada “deberá acudir las veces que sean requeridas por la misma autoridad para la práctica de cualquier diligencia relacionada con el expediente”, de lo contrario se anulará su amparo.

Yazmín Eréndira Ruiz, juez decimosexto de distrito de amparo en materia penal, determinó lo anterior al concederle la suspensión que impide a las autoridades presentarla o detenerla, así como difundir sus datos personales que la presenten “como una delincuente” ante los medios de comunicación.

“En caso de que alguna de las autoridades responsables ordenadoras acepte la existencia, se impone a la parte quejosa la obligación de asistir ante la misma, dentro de los tres días siguientes a aquel que surta efecto la notificación“, señala el documento.

Se espera que la ex directora del colegio Rébsamen cubra los 500 mil pesos para que se haga efectivo el amparo; en este juicio de garantías fue citada a una audiencia el próximo 16 de octubre.

Fuente: Milenio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here