• Los acantilados de Chapadmalal en Argentina dejaron a la vista los restos de tres especies distintas de grandes animales alados

Territorio siempre fértil a la hora de reconstruir la fauna prehistórica de estas latitudes, los acantilados de Chapadmalal dejaron a la vista los restos de tres especies distintas de grandes animales alados, entre ellas la identificada como “ave del terror”, carnívoro de casi dos metros de altura con notable habilidad para correr a pesar de su generosa contextura. Aunque lo más novedoso para los investigadores es una variedad de águila y otra de cóndor, nunca antes relacionados con esta zona.

Las piezas fueron rescatadas por un equipo del área de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales de esta ciudad, donde ya existe una amplia y variada colección de esqueletos completos y huesos sueltos de la mayoría de los animales que anduvieron por Argentina hace millones de años, ahora ampliada con este lote de piezas en buen estado e identificables.

Matías Taglioretti, responsable de la citada dependencia, citó como una particularidad de alcance mundial el hallazgo simultáneo de tres especies durante un mismo rastrillaje. De la de mayor tamaño ya tenían evidencias. Pero las otras dos aves dispararon el interés porque son un aporte inédito. “Nos dan más información de cómo eran los cielos en la Mar del Plata prehistórica”, dijo a LA NACIÓN.

Estos restos permanecieron bajo tierra durante los últimos tres millones de años y quedaron a la vista por la erosión marina, en un sector de playas con acantilados a varios metros de altura, a mitad de camino entre Mar del Plata y Miramar. Taglioretti resalta que los tres hallazgos corresponden a un mismo momento de tiempo, que sería la etapa conocida como chapadmalalense (5,5 a 3 millones de años), denominación que se dio porque es la zona que mejor ha permitido reconstruir aquellos tiempos en todo Sudamérica.

Fuente: La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here